Cristina y José se casaron en la Basílica Sta. María la Real de Covadonga, en una ceremonia preciosa llena de momentos inolvidables y muchísimas emociones.

Desde el primer día conectamos muchísimo, tanto es así que ha surgido una gran amistad. Los preparativos fueron muy divertidos y pude compartir momentos muy especiales, como la prueba del vestido o elegir juntas las sandalias (Miss García).

El lugar elegido fue la finca privada de la familia del novio en Nueva de Llanes; el catering Esther y Nacho Manzano, como siempre no fallaron, un cóoctel exquisito lleno de puestos con diferentes alternativas, ostras, quesos, jamón,foies… amenizado por un grupo de música en directo, todo al aire libre para después pasar a una espectacular carpa, donde predominaron los tonos pastel y dorados.

Así, elegimos una mantelería en tono tostado que contrastaba con el bajo plato y sillas en oro, y para dar un toque de tonalidad utilizamos el color verde para la copa de agua.

José, que es una persona super detallista se encargó personalmente de muchísimas cosas, entre ellas las invitaciones y las minutas que fueron diseño propio, al igual que la barra que diseñó para las copas.

Los invitados y los novios disfrutaron al máximo de todos y cada uno de los momentos, tanto es así que siendo una boda de mañana acabo altas horas de la madrugada, photocall, candy bar, zona de tabaco y un beauty corner, por donde hasta los chicos pasaron a retocarse, fueron muchos de los detalles que los novios tuvieron con sus invitados.

Cristina entregó ramos campestres a varias de sus amigas, y el suyo a su hermana que en enero se casará; además tuvo un detalle con las futuras mamis que asistieron.

Una novia diez de esas disfrutonas, que se cambió de vestido para darlo todo y tener así un recuerdo imborrable.

Las flores, todas en blanco y verde, hortensia, ami majus, eucalipto, olivo, crisantemo, fueron la mezcla que utilizamos para los centros y para el ramo. Ella lo tenía muy claro; quería algo pequeño y era lo correcto para no quitar importancia al vestido, de corte clásico y espectacular hechura de Nicolás Costura. Nos decantamos por 6 rosas David Austin con verdes y lazo de terciopelo.

Como broche final y sorpresa para los asistentes el cielo lleno de luz, fuegos artificiales!!!!