Llegó con esas ganas de sorprender y de hacer algo —guay, dijo— para sus hermanas. ¡¡Ay… mi Pauli!! Fuimos compañeras de Universidad y las casualidades de la vida hacen que se haya comprado una casita para veranear por estas tierras del norte.

Su hermana, la pequeña, tenía un notición de esos que alegran a toda la familia y querían estar ellas cuatro juntas para celebrarlo. Les encanta el pescado y el mar así que se nos ocurrió montar una deco de costa 100%. Pero también una comida entre hermanas tiene que tener ese punto en el que estás tan cómoda que no tienes que guardar las formas. Así que todas al suelo, jajaja, unos cojines cómodos y fuera tacones.

Es cierto que las velas durante las comidas no pueden ser de olor porque hacen que perdamos uno de los sentidos mas importantes para disfrutar del menú, los chefs nos matarían… Pero también es cierto que cuando ya todo acaba y llega esa sobremesa después de los postres y el atardecer, encender alguna de nuestras velas @ritabyju es mágico, por esa luz que solo las velas aportan creando un ambiente tan especial y por ese aroma que casi te envuelve en un sueño. Por eso y para ese momento colocamos algunas de polvo arroz. Y os diré que se las llevaron todas… Les encantó el aroma.

¡¡¡¡Cómo me ha gustado volver a verte!!!!